Una habitación única para los más pequeños

01/08/2018

Cuando vamos a ser padres, una de las cosas que nos hace más ilusión es tener a punto la habitación del bebe que nos va a servir para cuando el niños sea más mayor. Muchas veces la recargamos hasta tal punto que parece una tienda de juguetes algo hortera.

Seamos más serios, pero aportando colorido a la habitación de nuestros hijos. Un lugar de paredes blancas y algo frío puede convertirse con facilidad en un lugar único y exclusivo donde el niño de sienta cómoda y tenga a su disposición cualquier necesidad.

Empezaremos por pintar las paredes con tonos que nos aporten luz. El verde claro o el amarillo ocre pueden ser alternativas al típico rosa y azul destinados a niño y niña, estas ideas ya están algo obsoletas. Podemos jugar con pintar el techo de un color y las paredes de otro.

Con el fin de ganar espacio, situaremos la cuna en una punta y compraremos camas plegables que nos servirán cuando el niño crezca, vengan amigos a dormir o tengamos un nuevo hijo. No ocupan espacio porque quedan dobladas al lado de la pared.

Es interesante que el niño tenga una zona de juegos. Por ello, si la habitación es pequeña, con las camas plegables podemos disponer de un lugar central con alfombras de color destinadas a los pequeños para no dañar sus pies.

Para completar este singular lugar, compraremos dos estanterías de mediano tamaño en las que guardar los juguetes y la ropita del bebe. Deben ser preferiblemente blancas para que contraste con el colorido que le hemos dado a toda la habitación. La madera o los colores fuertes para los muebles no quedan bien en las habitaciones de los bebes.

Una habitación única para los más pequeños

Una habitación única para los más pequeños hogar bricolaje habitaciones-bebe pintar-paredes

RELACCIONADO CON Una habitación única para los más pequeños

Historia amp